El próximo mes de marzo se cumple una década desde que Eric Saade arrasara en el Melodifestivalen. Aquel triunfo se produjo en mitad de la incertidumbre, Suecia acababa de cosechar su peor resultado histórico en Eurovisión y Christer Björkman comprendió que la preselección del país necesitaba experimentar una revolución. Suecia llevaba desde 2007 en el ostracismo eurovisivo y Saade fue la primera piedra en el éxito del país en los años 2010, seguido de dos victorias y un ramillete de top 10. Diez años después, Eric vuelve con ansias de victoria en el último año con Christer Björkman al frente: así comienza la historia del Melodifestivalen 2021.

Después de que Aftonbladet filtrase prácticamente todos los nombres de los participantes, en el equipo del Movidas nos hemos lanzado a analizar los principales nombres que veremos competir en el anexo del Globen Arena. Una edición especial, no solo porque cierra un ciclo histórico en la preselección sueca, también porque veremos hasta cinco ganadores del Melodifestivalen intentar conquistar de nuevo el trofeo: el propio Eric Saade, Arvingarna, Charlotte Perrelli, Jessica Andersson -como parte de Fame- y The Mamas, que defenderán el título.

Si quieres escucharnos analizar qué nos depara esta edición del Melodifestivalen, tan solo tienes que darle al play.

NOTA: Si eres Charlotte Perrelli, te pedimos disculpas por adelantado por el comportamiento manifestado por Luis Mesa y Alberto Temprano, por si las moscas.

Los duelos del Melodifestivalen 2021

Junto a una lista repleta de caras nuevas para el concurso, si por algo estamos expectantes es por la reedición de dos duelos históricos que hemos vivido durante la década pasada: los enfrentamientos entre Eric Saade y Danny Saucedo (primer y segundo clasificado en 2011) y The Mamas contra Dotter (2020).

Además de estos emparejamientos, tenemos ganas de saber si las tres divas de ventilador (Jessica Andersson, Charlotte Perrelli y Tess Merkel, de Alcazar) nos ofrecerán un espectáculo petardo o vendrán de intensas en esta ocasión. Lo que está claro es que nadie en el equipo da un duro porque Anton Ewald haya aprendido a cantar desde su última aparición en el Melodifestivalen, como parte del interval act de 2016. Ya bastante la lió en 2014.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, aceptas el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver Política de cookies
Privacidad