El artista murciano pasó por el programa T4 en Radio Marca con Vicente Ortega y reveló algunas claves de cómo habría sido la puesta en escena de Universo en vísperas de la fecha en la que debía representar a España en Eurovisión 2020

A pesar del delicado momento personal que está viviendo Blas Cantó en los últimos días, el artista murciano tuvo la amabilidad de atender ayer la llamada del programa T4 en Radio Marca con Vicente Ortega, junto a nuestro compañero Dani Fernández. Repasó algunos de los temas de actualidad en su carrera musical así como aspectos relacionados con la que debía ser, esta noche, su participación en el Festival de Eurovisión 2020 como abanderado español en Rotterdam.

En primer lugar, Blas manifestó sentirse “bien, tranquilo y muy contento de lo que está pasando en mi carrera pero sobre todo de la gente que tengo alrededor que me manda sus mensajes de apoyo y cariño”. Acerca de la situación que actualmente estamos viviendo en relación al COVID-19, el cantante mostró su lado más cercano: “Soy una persona que siempre está dando abrazo que muestra su cariño por lo que está siendo difícil no tener el contacto físico con las personas que quieres sobre todo no poder interactuar con la gente que te sigue, echo de menos las firmas de discos, los conciertos… Es complicado”.

A la par, sin embargo, también admitió no haber perdido el tiempo durante la cuarentena: “He escrito muchas canciones durante el confinamiento. Tengo muchas ganas de grabarlas y que la gente las pueda escucha. También he tenido la oportunidad de escribir un libro sobre mí que se titula Historia de una estrella sin nombre, que sale el 9 de junio. Echando la vista atrás son casi 20 años sobre los escenarios. Llevo toda mi vida delante de los focos y eso me ha hecho pensar de cierta manera y que todo en mi vida sea progresivo”.

En vísperas de la que debía ser su participación en el Festival de Eurovisión, Blas habló de la canción que debía representar a España sobre el escenario del Ahoy de Rotterdam: “Universo se escribió para que la gente tuviera la libertad para soñar alto, para que la cantaran y la gritaran al universo. Y para que tuviéramos una segunda oportunidad. Creo que todos merecemos una segunda oportunidad y decir lo que pensamos en esta vida”. Debido a las circunstancias que le rodean durante los últimos días, para él: “Habría sido un día especial pero quiero pensar que todas las cosas pasan por algo. Si hubiera estado en Rotterdam hoy, habría sacado la fuerza pero no me habría podido despedir de mi padre. Todo pasa por alguna razón, espero que se pueda reubicar todo y nos podamos ver en 2021”.

De esta forma, Blas Cantó volvió a reafirmar su posición de cara al próximo curso: “Voy a ser el representante de España en Eurovisión el año que viene. Tengo esa inmensa suerte y lo que nos queda es encontrar la canción, componer, inspirarnos y hacer algo nuevo. Ahí estaremos con la misma energía y la misma ilusión. Eso sigue intacto”. Además, también remarcó el camino hacia la búsqueda del nuevo tema. “Tenemos que seguir la línea en la que uno se sienta cómodo con lo que hace. Es fundamental. Pero sobre todo hacer algo totalmente distinto dentro del marco eurovisivo. Creo que es importante renovarse, no repetir la fórmula. Haremos un canción distinta con otra energía para que el 2021 sea nuestro año”, manifestó.

A la pregunta de si con Universo habría conseguido alzar el micrófono de cristal, Blas Cantó dejó claro que su visión acerca de la participación en el Eurofestival va más allá del resultado y las votaciones: “No sé si podríamos haber ganado con Universo. Ya habían favoritas. En las apuestas todo cambia mucho. No tengo ni idea. Lo que sí sé es que nuestra apuesta iba a ser muy emocionante y probablemente no iba a dejar indiferente a nadie. Otra cosa es lo que pasara en la votación final. Pero realmente es lo que menos me importa. De Eurovisión, lo que más me importa, es formar parte de su historia”.

Por último, incidiendo en la puesta en escena que lideraba la danesa Nicoline Refsing y que Blas Cantó junto a su equipo ya habían empezado a trazar los primeros ensayos con el beneplácito de TVE, el cantante español quiso matizar la intención que buscaban representar sobre el escenario: “Buscábamos representar la grandiosidad que llevamos dentro. Era impresionante. Dije una especie de volcán porque vi que podíamos sentir la lava en nuestros pies. Luego podíamos ver proyectadas unas tormentas maravillosas. Era una mezcla de cosas bastante complejas. Lo que más se me quedó fue la lava entre mis pies y la forma cónica que tenía alrededor de mi, gigante. Por eso dije que estaba como en una especie de volcán”.

La última petición que Blas reveló en los micrófonos de Radio Marca fue la intención de, como mínimo, “estar orgulloso de lo que hagamos el año que viene”. “Era la puesta en escena más ambiciosa de los últimos veinte años de España en Eurovisión. Se habló mucho de eso en las reuniones, de la inversión. Tanto económica como humana. Creo que TVE estaba muy a la altura de su puesta en escena y el año que viene espero que no sea menos porque este prometía ser muy emocionante”, declaró para terminar.

Aquí puedes volver a escuchar la entrevista a Blas Cantó en el programa T4 de Radio Marca con Vicente Ortega:

Esta web utiliza cookies, puedes ver aquí la Política de Cookies