“Pero, entonces, ¿cómo se llama la canción con la que Las Ketchup fueron a Eurovisión?”. Esa pregunta ha estado protagonizando todo mi verano (sí, el aburrimiento da para mucho) a raíz de una conversación con mi pareja. Y es que, aunque ya estamos en octubre, es algo que aún no he conseguido aclarar: ¿cuál es el verdadero título del tema que representó a España en la Eurovisión del año 2006?

Una bebida alcohólica con nombre de monarca

Según la fuente de referencia del Movidas (es decir, la Wikipedia), el Bloody Mary es “un cóctel de fama internacional”. Además, se dice que “su creación se debe a Fernand Petiot, que preparó por primera vez esta bebida en el año 1921, en el Harry’s Bar de París”.

El nombre probablemente sea tomado de María Tudor, reina titular de Inglaterra y consorte de España, a la que apodaron “María la Sangrienta” (esto es, Bloody Mary en la lengua de Boris Johnson). Por tanto, haciendo referencia al conocido cóctel, el nombre de la canción sería “Bloody Mary”. Y así pensaron en la EBU, que rotularon de esta forma el tema en el certamen del 2006.

Cuando el enigma parecía resuelto…

Sin embargo, algo llamó mi atención cuando el célebre single compuesto por Queco llegó a mis manos: no ponía “Bloody Mary”, ni tan siquiera su adaptación “Un Bloody Mary”. Ponía “Un Blodymary”. De esta forma se abría un segundo escenario: ¿qué motivó a Queco a poner “Blodymary” (así, todo junto y con una sola ‘o’)? Que se equivocara él estaba obviamente descartado: estamos ante el Lope de Vega de nuestro tiempo. Un maestro. Un genio. Culpa suya no podía ser.

Tal vez era un simple error en la maquetación del single. Podría ser una forma de cumplir con alguna norma de la EBU (pero ya hemos visto que no, que la EBU considera que el tema español se llama “Bloody Mary”). Quizá, qué sé yo, Queco se había levantado juguetón esa mañana, y había decidido reinventar el DRAE (porque no: la palabra “blodymary” no existe en el diccionario referencia de la lengua castellana).

¿Y qué dice la SGAE?

Pensaba que mis dudas se resolverían acudiendo al repertorio online de la SGAE. Allí, según cualquiera podría esperar, encontraría al menos una de las dos formas de escribir el tema o, en el peor de los casos, que ambas formas eran correctas para definir el tema. Pero la vida te da sorpresas, y al entrar en el repertorio…

Pues sí, queridos amigos. Aparecieron dos nuevas formas para denominar al tema de Las Ketchup: “Un Bloodymary” y “Un Blody Mary”. ¡Dos títulos registrados en la SGAE, y ninguno se ha empleado! Nada ni nadie parecía destinado a resolver este enigma, abocado a quedarse sin solución perpetuamente. O peor: ¡que una de las peores canciones de la Historia de España en Eurovisión tiene cuatro títulos! Seguía sin saber como llamaron Las Ketchup a la canción con la que participaron en Eurovisión. ¿Qué podía hacer ya?

Eurovision-Spain: la quinta vía

Son el medio de referencia sobre el Eurofestival en castellano. Si ellos no lo sabían, no lo sabría nadie más en este país. Y, en busca de respuestas, decidí adentrarme en Eurovision-Spain para encontrar, por fin, la solución al misterio del verano: ¿cómo c**o se llamaba la p**a canción? Pero, lamentablemente, no encontré respuestas: solo encontré una nueva forma de llamar a la canción de Las Ketchup.

Entonces, ¿cómo se llama la canción?

Pues mira, que cada uno llame a la canción como le venga en gana. Ya sea como la EBU (“Bloody Mary”), como Queco (“Un Bloodymary” o “Un Blody Mary”), como la discográfica (“Un Blodymary”), como Eurovision-Spain (“Un Bloddy Mary”) o como lo diría tu abuela: “Un bludimeri”. Total, ¿a quién le importa? La canción es tan mala que da igual cómo se llame, que va a seguir siendo igual de infumable. No tanto como “Brujería”, pero…

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, aceptas el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver Política de cookies
Privacidad