El coronavirus nos ha dejado sin Feria de Abril, pero eso no quita hacer un tributo a Sevilla y a todos esos sevillanos que fueron a Eurovisión.

No es nada complicado descubrir que soy nacido en la ciudad de Sevilla. Pese a llevar fuera de ella por motivos laborales unos tres años, habiéndola cambiado por otras urbes como Granada primero, y Barcelona después, la tierra tira, y si hay un evento por el cual ‘bajar’ año tras año es la casi siempre mal llamada Feria de Abril.

A pesar del albero, la alergia al polen y el calor, el recinto ferial del barrio de los Los Remedios es el punto neurálgico para por una semana volver a socializar en la ciudad que me vio nacer. Siempre maridado con buena manzanilla, y con la mala costumbre de colocarte un traje de chaqueta a 35 grados, esa semana de farolillos, mantones y flores rojas es un oasis en mi año.

Pues bien, ni que decir, que de cara a 2020 eso se me ha acabado. Primero, se nos iba a septiembre, y ahora, se nos va a 2021, de manera que quería rendir homenaje a mi tierra en esta cuarentena, y como no, darle un toque eurovisivo.

Y es que Sevilla, puede presumir de haber llevado al festival a un total de seis artistas, teniendo el mayúsculo honor a su vez de estrenarse en él con Conchita Bautista, una sevillana de raza del barrio del Arenal. De esta forma, permítanme engalanar esta web de un poco de jamón y buen vino fino (parezco Bertín Osborne), y hacer un repaso de la historia hispalense en la Eurovisión. Vamos poco a poco y con compás.

Conchita Bautista 1961-1965

Conchita-Bautista-Euromovidas

Hablar de Conchita Bautista es hablar de toda una festivalera durante toda su vida. De familia humilde, hija de un agente comercial, desde muy pequeña se le intuyen maneras, agarrando un tablao a las primeras que pudo. Ganadora de la Copa de Europa de la Canción años después, así como de otros certámenes de talla internacional, su llegada a Cannes en 1961 supuso el estreno de España en la Eurovisión.

De la mano de Estando Contigo, un tema del célebre Augusto Algueró, Conchita llegaría a Francia acompañada tan solo de Federico Gallo, locutor para la retransmisión, y del director de orquesta. Con semejante plana tan corta España se estrenaba en el festival. Algueró, que en esa misma fecha de marzo se casaba con Carmen Sevilla, no estuvo en la cita, aunque el vestido de Conchita, sería prestado por la propia Carmen, cerrando un círculo que acabaría con ocho puntos y una novena posición para una canción muy cañí que abrió el festival en aquel año. El tema, sería todo un éxito en España, más aún al versionarla una malagueña poco después, Marisol, en su película Un rayo de luz.

Cuatro años después, el tren del festival volvería a Conchita, en esta ocasión con parada en Nápoles. En 1965, el billete a tierras transalpinas se cobraba caro, teniendo que superar la hispalense una preselección con nombres de la talla de El Dúo Dinámico (la fama eurovisiva les llegaría poco después con Massiel en Londres), Raphael o Jaime Morey. Ya en el festival, el resultado fue aún menos provechoso que cuatro años antes, quedando en última posición con cero puntos, empatando en el farolillo rojo con Finlandia, Alemania Occidental y Bélgica. Eran otros tiempos…


Lucia 1982

Lucia-Euromovidas

Nunca un tango estuvo en tal mal momento. De cara a Harrogate, TVE apostaba por una joven sevillana, María Isabel Lineros, la que optaba por llamarse Lucía de manera más comercial. Eligiendo la pública su canción frente a otras en una preselección interna, Él supondría la tercera canción interpretada por una sevillana en el festival.

Los problemas llegarían conforme se acercaba el evento, ya que el tango compuesto por Ignacio Román y acompañada a la guitarra por Paco Cepero sería una ofensa para un Reino Unido que albergaba Eurovisión y que 22 días antes de la cita iniciaba la Guerra de las Malvinas.

España, que se posicionaría en el conflicto a favor de los argentinos, se encontraban sin quererlo en Harrogate con un tango muy español, que para colmo hablaba de infidelidades en una España que acaba de legalizar el divorcio. Un desastre completo que no pudo cambiarse y que acabó con un meritorio décimo puesto y un número uno en ventas en España, éxitos impensables para una chiquilla de diecisiete años que meses antes solo tenía la preocupación de acabar COU. Una historia rocambolesca a más no poder.


Remedios Amaya 1983

Remedios-Amaya-Euromovidas

Un año después, TVE apostaría por otra cara sevillana para el festival. El runrún de que el gobierno, de marcado carácter sevillano con Felipe González y Alfonso Guerra, apostara por caras de su tierra, comenzaba a sonar. Y es que la llegada de José María Calviño, primer director socialista de RTVE, traía una nueva preselección interna, donde una nueva joven hispalense vencía: Remedios Amaya.

Amaya, con 21 años, afrontaría en Munich no solo su presentación musical a nivel europeo, sino también su primer viaje fuera de España. Quién maneja mi Barca, una buena muestra del flamenco remozado que vivía la Andalucía de los ochenta, sería la apuesta española, la que quedaría en el recuerdo por los pies descalzos de Remedios y por el cero compartido con Turquía.

Sin embargo, el resultado en Munich no supuso un contratiempo en la carrera de la cantaora, la que llegaría a vender 150.000 copias de su disco Turai Turai, siendo hoy día aún una referencia del cante en el país. Como curiosidad, la actuación de Amaya también supuso un antes y un después, el de ser la primera gitana en participar en el festival.


Son de Sol 2005

son-de-sol-euromovidas

La resaca del fenómeno Operación Triunfo en TVE fue muy grande. Tras tres años donde el formato de Endemol había garantizado tres top-10, y un resurgimiento eurofan nunca visto gracias al año de Rosa López en Tallinn, en 2005 le tocaba a la pública un lavado de cara, creando una preselección larga y con muchos nombres pero de un nivel cuestionable: Eurovisión 2005: Elige nuestra canción.

Con dos galas televisadas y manteniendo a Carlos Lozano de cara visible, doce nombres lucharon por una plaza en Kiev que acabaron llevándose tres bailaoras de Écija: Son de Sol. Provenientes de la sartén de Andalucía, las hermanas se impusieron a Las Supremas de Móstoles en un duelo de estilos donde ambas apostaban bien fuerte por lo patrio y cañí.

Soledad, Lola y Esperanza eran conocidas en el mundo del flamenco por haber sido destacadas en el arte de la danza, y de cara a 2005, planteaban a TVE su último single, Brujería, una creación de un nombre que nos empezará a sonar familiar un año después también, Manuel Ruiz, Queco (el de la canción del paraguas).

Gracias al fuerte impulso de un pueblo volcado, y a una preselección de dudoso nivel, nos introduciríamos en una Brujería camino a Ucrania, la que no conseguiría envenenar a casi nadie, acabando con un vigésimo primer puesto. Las hermanas Soria, serían las cuartas sevillanas en pisar Eurovisión.


Javi Soleil (D’Nash) 2007

Javi-Soleil-Euromovidas

Si la preselección de 2005 ya fue particular, la de 2007 se lleva la palma. Misión Eurovisión, de la mano de Paula Vázquez, fue la preselección más caótica jamás contada. Con un proceso de selección de artista y canción separados, y seis interminables galas, el proceso tuvo resbalones, playbacks que no entraban, eurofans enfervorecidos y un ganador: la banda Nash con la canción I Love You Mi Vida, obra de Rebeca Pous (la de Duro de Pelar), junto a los casi siempre presentes Tony Sánchez-Ohlsson y Thomas G:Son.

Teniendo que cambiar el nombre por motivos comerciales, a Helsinki marcharían los D’Nash, una boyband en tiempos donde las boyband ya no tiraban tanto. Formado por un valenciano, un canario, un gaditano y un sevillano, de cara a este artículo nos interesa Javi Soleil, el hispalense.

D’Nash afrontaría el reto de Eurovisión pasando por la temida segunda posición, y acabando en un vigésimo puesto que más o menos hacía justicia a lo visto. Si bien el staging supuso quizá lo más moderno de España en los 2000, que no fuera el mejor pase de la boyband en lo vocal les pesó mucho para la clasificación final.

Respecto a Javi Soleil, le recordamos otra aventura eurovisiva justo diez años después. Y es que el sevillano probó fortuna en el magnífico Eurocasting organizado por el área digital de RTVE de camino a Kiev. Con el tema Alas Mojadas, Soleil no pudo colarse en el concierto final, donde también hubo un sevillano en liza, el ex-triunfito Javián.


Pastora Soler 2012

Pastora-Soler-Euromovidas

Reconocemos que nos hace ilusión contar un éxito de una sevillana en el festival. Tras recordar más calamidades que glorias, con Pastora Soler en Bakú vivimos una resurrección. Luego de pasarse TVE unos interminables ocho años sin pisar el top-10 (desde el de Ramón en Turquía), en Azerbaiyán encontraríamos la mayor exhibición vocal de un artista español desde aquella de Anabel Conde en Irlanda.

María Pilar Sánchez, natural de Coria del Río, era el ejemplo perfecto de ‘artista consagrada que llegaba a la Eurovisión’. Luego de cumplir 15 años en la industria y con un disco bajo el brazo, Una Mujer como Yo, con el que se codeaba de algunas caras eurovisivas años atrás como David Santisteban o Pablo Pinilla, TVE la confirmaba como su abanderada para 2012, preparando una preselección de tres canciones donde curiosamente, ganaría la menos afín a ella.

Acostumbrada a ver a Pastora en telas de flamenco fusión o al menos baladas con un marcado toque de su tierra, Quédate Conmigo era una canción eurovisiva de manual, una balada clásica y machacona firmada por un fijo en esto, Thomas G:Son. Si bien el staging y el videoclip resultaron elegantes, la baza de la pública era clara: explotar el directo de Pastora en pos de un buen resultado.

Finalmente en Bakú, el pack funcionó. Alcanzando un meritorio top-5 de los jurados internacionales, sería el televoto el que la apartaría de las opciones de victoria con un frío puesto 18. La conjunción de ambos dejaría un excelso décimo puesto de un tema que si lo hubiera cantado otra artista, no hubiera conseguido tanto.

Con un parón justificado por su salud, Pastora Soler ha vuelto no hace mucho aún con más fuerza, dejando curiosamente su último trabajo junto al eurovisivo Blas Cantó, una colaboración entre un gran resultado en 2012, y otro que ojalá lo sea en 2021.

BONUS TRACK: Triana Park 2017

triana-park-euromovidas

El cierre no puede ser más random, y seguro que no os lo esperáis. Si bien los seis artistas anteriores habían nacido en Sevilla o su provincia, ahora os voy a hablar de un grupo natural de Riga, Letonia.

Y es que Triana Park, luego de ganar el Supernova de aquel año, se plantaron en Kiev con Line, una apuesta arriesgada que de tan excéntrica que fue, se quedó en la semifinal. Sin embargo eso no nos interesa, nos interesa el origen de su nombre.

No hay nada más sevillano que Triana, y ver ese nombre en un grupo letón sorprende, aunque tiene una razón: una canción de El Bicho, Parque Triana.

Resulta que los componentes de Triana Park se aficionaron al tema del grupo español (nada sevillano, mitad de Elche y mitad de Madrid), y decidieron hacerlo algo más anglosajón, dejándolo en Triana Park. Una buena muestra de la globalización, y de que Sevilla en Eurovisión, está más que presente. Buena feria confinada, ya queda un día menos para la de 2021.

Esta web utiliza cookies, puedes ver aquí la Política de Cookies